Seleccionar página

¿Existen diferencias nutricionales entre la comida fría y caliente?

¿Te has preguntado alguna vez si cocinar un alimento puede afectar su valor nutricional? Hay varios factores nutricionales que pueden verse afectados al comer alimentos fríos o calientes. Tales factores incluyen la tasa de absorción de nutrientes, la digestión y la cantidad de ciertas vitaminas y minerales en los alimentos.

 

Hay varias maneras de mejorar la digestión, como comer a un ritmo lento y asegurarse de que todos los alimentos se mastiquen correctamente. Otra forma de mejorar la digestión es comer verduras calientes en lugar de frío. La digestión de vegetales fríos como zanahorias, manzanas y peras comienza en la boca, lo que resulta un trabajo añadido para el cuerpo. Por otro lado, la digestión de alimentos calientes, tales como frutas o verduras horneadas, comienza con la cocción, cuando los productos químicos de los alimentos comienzan a descomponerse antes de que entren al cuerpo. Al mejorar la digestión, los nutrientes de estos alimentos se absorberán más fácilmente, lo que aumentará el valor nutricional general de los alimentos.

 

Temperatura y valores nutricionales

 

Olvidamos que un plato de cuchara tiene muchas ventajas, no sólo por todos sus nutrientes, sino también porque la comida caliente sienta mucho mejor a nuestro sistema digestivo. Por desgracia, las prisas y el ritmo de vida moderno parece haber arrinconado el “comer caliente” a días concretos, relegando sopas, consomés y guisos tradicionales, que exigen cierta elaboración, a la excepcionalidad en lugar de convertirse en lo cotidiano, tal como era antes. En resumidas cuentas, nos creemos más listos y avanzados que nuestras abuelas, pero esa suficiencia esconde algunos crasos errores en nuestra alimentación

 

Un estudio realizado años atrás por el “Journal of Agriculture and Food Chemistry”, publicación de reconocido prestigio, mostró que cocinar verduras como los tomates en realidad aumenta la cantidad de licopeno en ellos. El licopeno se encuentra en alimentos como tomates, sandía, pimientos rojos, papaya y está relacionado con un menor riesgo de cáncer y ataques cardíacos. La vitamina C es otro antioxidante importante que ayuda a estimular el sistema inmunológico. Una desventaja de las verduras calientes es que pierden cantidades significativas de vitamina C en el proceso de cocción.

 

Comer caliente

 

Pero volviendo a la rivalidad entre lo frío y lo caliente, pongamos el ejemplo de beber agua. La mayoría de las personas tiene su razonamiento sobre por qué les gusta beber agua tibia o fría. En general, las personas beben agua fría porque refresca el cuerpo. Nutricionalmente, el agua fría se absorbe más rápidamente que el agua tibia y, por lo tanto, disminuye el riesgo de deshidratación. Además, beber agua fría puede ayudar a quemar más calorías a medida que el cuerpo tiene que calentar el agua. Beber agua tibia también tiene sus beneficios, ya que se dice que ayuda en la digestión y ayuda a desintoxicar el cuerpo.

 

Lo ideal según los expertos, es alternar alimentos fríos y calientes en cada comida, pues el juego con las temperaturas hace bien al intestino y lo ayuda a trabajar más rápido.

 

Licopenos en los tomates

 

Pero, si no tienes más remedio que comer frío, evita ingerir el mismo alimento todos los días, no siempre optes por el sándwich o el bocata, sé variado. Procura al menos dos veces por semana tomar caldos o sopas cuando estés en casa o usar leche tibia si tomas cereal,

Y sigue esa recomendación en la que parecen coincidir todos los expertos: cuando has hecho una comida exclusivamente fría termina la colación ingiriendo una bebida caliente, ya sea café o infusión, pues al tomarla calentamos el contenido del estómago y facilitamos el vaciamiento y por tanto la digestión.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies