Seleccionar página

Es una tendencia muy generalizada adelantar la compra de la carne para Navidad y congelarla. Sea por previsión o por evitar fluctuaciones de precio, los congeladores se llenan de las piezas cárnicas más populares para las celebraciones venideras. Pero, ¿tenemos claro cómo debemos congelar?. Y lo que es aún más vital, ¿seguimos el procedimiento adecuado para su descongelación?. Pues pongámonos manos a la tarea.

 

La primera premisa para congelar es que siempre debe ser fresca. A partir de aquí sigue los siguientes consejos:

  • Debemos congelarla lo antes posible cuando sepamos que no la vamos a utilizar de inmediato. Cuando compramos con idea de congelar, no debemos dejarla en la nevera durante días aunque se trate de carne envasada cuya fecha indique que “aguanta” varios días, pues durante esos días se está deteriorando poco a poco.
  • Las grasas se enrancian y se estropean con mayor rapidez que el resto, por lo que cuando vayamos a congelar carne previamente debemos retirar los trozos de grasa “visibles” que pueda tener alrededor.
  • Los trozos grandes debemos cortarlos en porciones como máximo de 200 o 250 gramos – lo que se podría considerar una ración más o menos generosa – y debemos envolver muy bien cada porción en papel film o guardarla en una bolsa de congelación. Así nos aseguraremos que no se pegan unos trozos a otros y podremos descongelar siempre la cantidad justa que necesitemos.
  • Si vamos a congelar carne cocinada, debemos esperar a que se enfríe antes de meterla en el congelador.

 

Consejos para manipular la carne en frío

 

Qué no se debe hacer:

  • No debemos congelar trozos que sean muy grandes, ya que tardarán mucho en congelarse del todo y la congelación no será uniforme. Lo mismo sucede con la descongelación, tardará mucho y podría estropearse la pieza.
  • No debemos congelar la que esté a punto de caducar, pues es más que probable que se termine por estropear durante la descongelación.
  • No es aconsejable congelar carne picada a no ser que tengamos la certeza de que está muy, pero que muy fresca.
  • No se puede volver a congelar carne fresca que ya haya estado congelada. Es decir, si descongelamos carne que luego no utilizamos, no podemos volver a congelar carne cruda.
  • Sí se puede congelar de nuevo la descongelada que haya sido cocinada a altas temperaturas, pues el calor destruye los gérmenes que causan el deterioro de la carne y podremos congelarla de nuevo sin riesgos. Así que ya sabéis, si se descongela carne, hay que cocinarla.

Ya lo tenemos bien congelado, debidamente envasada y fechada; la siguiente cuestión es conocer cuánto tiempo nos aguantará, que va a depender de la potencia de congelación de nuestro electrodoméstico -las famosas estrellitas con las que está marcado el aparato- y del tipo de corte.

  • Las magras, como filetes de ternera, carnes de pollo o pavo, etc. aguantan entre 6 y 12 meses dependiendo del congelador.
  • Las grasas como las chuletas de cerdo, de 3 a 6 meses.
  • La carne picada, siempre y cuando estemos seguros de que es muy fresca y está recién picada, entre 3 y 4 meses.
  • Las carnes muy grasas, como la panceta o las salchichas y chorizos frescos, entre 1 y 2 meses.

 

Descongelar carne correctamente

 

Llegó el momento de revertir el proceso y devolver a la vida los alimentos. Prescripciones para una descongelación adecuada:

  • La carne, ya sea cruda o cocinada, debe descongelarse lentamente y de forma natural. Para hacerlo pasamos la carne del congelador a la nevera (por ejemplo, antes de irnos a dormir la noche anterior al día que tengamos previsto utilizarla). Aunque es la forma más lenta de hacerlo es la que mejor conserva los sabores y la textura de la carne.
  • No es recomendable descongelar a temperatura ambiente y, menos aún, en días calurosos o poniendo la carne congelada cerca del radiador.
  • Debido a que la carne descongelada se deteriora más rápidamente que la que no ha sido congelada, esta debe cocinarse inmediatamente una vez descongelada.
  • Cuando vayamos a descongelar carne que esté cocinada y congelada con su salsa, podremos descongelar más rápidamente utilizando el programa de descongelación del microondas o en un cazo a fuego lento, pero solo haremos esto en el momento y con la cantidad que vayamos a consumir.

 

Y como siempre, nadie mejor que su profesional carnicero para aconsejarle, y en el Mercado de Chamartín tenemos los mejores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies