Seleccionar página

El cuarto jueves de cada mes de noviembre, este año será el 23, Estados Unidos celebra una de sus fiestas más importantes: Thanksgiving Day, o lo que es lo mismo, el ‘Día de Acción de Gracias’. Una fecha familiar por excelencia en la que la cocina desempeña un papel fundamental, con el pavo relleno como ‘estrella’ absoluta.

 

La Navidad sigue siendo la celebración más importante, pero Acción de Gracias es fundamental en EEUU, no sólo por su significado, sino porque, además, inaugura la temporada de fiestas. Se trata de una fecha con mucha historia: la tradición de Thanksgiving se remonta a diciembre de 1620, cuando los colonos llegaron a lo que ahora llamamos Massachussetts. El frío del crudo invierno y a la carencia de alimentos acabó con la vida de más de la mitad de la nueva población. Al año siguiente, con la ayuda de una tribu de nativos americanos, tuvieron una buena cosecha y para dar las gracias a Dios los colonos celebraron el primer Thanksgiving ¡que duró 3 días!.

 

Desde 1863, cuando el presidente Abraham Lincoln la declaró fiesta nacional, se ha convertido en una fecha que unifica a todo un país alrededor de una mesa, donde se come como si no hubiera un mañana. Si eres americano, o si eres permeable a su cultura gastronómica y quieres darte un festín mayúsculo, o si quieres probar a elaborar esta receta clásica como training del pavo de las siguientes fiestas (te aseguramos que si superas esta elaboración el pavo de navidad será una un paseo militar) aquí te dejamos la receta.

 

Pavo americano para Thanksgiving Day

 

Te adelantamos que el pavo americano, o blanco, es sensiblemente diferente a nuestro pavo clásico. En lo esencial es como si el pavo hubiera estado en el gimnasio durante meses, con unas pechugas a lo Schwarzenegger, y que algunos denominan como “pavo doble pechuga”, y su peso es marcadamente superior a su colega nacional. En el Mercado de Chamartín tenemos pollerías especializadas en esta variedad.


Receta de pavo de Acción de Gracias

 

Psvo Thanksgiving Day

 

Ingredientes:

Para el pavo:

  • 1 pavo entero
  • Hilo de bridar
  • 250 gr. de mantequilla derretida
  • 3 cucharadas soperas de salvia fresca picada muy fina
  • Sal
  • Pimienta
  • 150 ml. de sidra de manzana
  • 2-3 manzanas (rojas o amarillas)
  • 3-4 ramitas de salvia fresca entera

 

Para el relleno:

  • 3 cucharadas soperas (45ml) de aceite de oliva
  • 2 cebollas
  • 3 zanahorias
  • 3 apios
  • 225 gr de carne de cerdo picada ( se puede sustituir por picadillo adobado)
  • 225 gr de carne de ternera picada
  • 3 manzanas (rojas o amarillas)
  • 1 lata salsa de arándano
  • 4 cucharadas soperas (60ml) de vinagre balsámico
  • 1 taza (150gr) de nueces troceadas
  • Sal
  • Pimienta
  • Agua
  • 1 taza (250ml) de sidra de manzana
  • 1 paquete de pan de molde sin corteza, cortado en cubitos (como picatostes), dejarlo secar una noche antes de utilizarlos.

 

Precalentar el horno a 220 grados. Recuerda que, como regla general, habrá que hornear media hora por cada kilo que pese el pavo.

 

Instrucciones para el pavo:
Limpiamos el pavo por dentro y por fuera y lo secamos bien con papel de cocina.

 

Mezclamos la mantequilla con la salvia fresca bien picadita y añadimos sal, pimienta y la sidra de manzana. Untamos todo el pavo con la mantequilla incluida la parte entre la pechuga y las alas. Con mucho cuidado, metemos la mano entre la piel de la pechuga y la pechuga y frotamos la mezcla de la mantequilla bajo la piel.

 

Cortamos las manzanas en 6 partes y retiramos el corazón. Rellenamos el pavo con los trozos de manzana, las ramitas de salvia, sal y pimienta. Con el hilo de bridar, atamos los muslos juntos para cerrar la cavidad del pavo. Ponemos el pavo sobre una rejilla que esté dentro de una fuente para el horno.

 

Tapamos la pechuga del pavo con 3 o 4 capas de papel de aluminio, previamente untadas en mantequilla. Retiramos las capas de papel de aluminio una hora antes del final de la cocción para que la pechuga quede crujiente y bien dorada. Sacamos el pavo del horno y lo ponemos en un plato tapado ligeramente para que conserve el calor. 

Mientras el pavo reposa, preparamos el tradicional relleno que se puede servir por separado.

 

Instrucciones para el relleno:
Cortamos todas las verduras y las manzanas en trocitos muy pequeños y los reservamos en recipientes separados. Calentamos aceite en una sartén.

 

Sofreimos la cebolla a fuego medio hasta que esté blanda y transparente. Añadimos el apio y las zanahorias y sofreimos hasta que estén blandas y empiecen a pegarse a la sartén. Añadimos el vinagre balsámico y despegamos todo de la sartén para que se absorba el vinagre.

 

Echamos a la mezcla la manzana picada y freimos a fuego medio alto. Incluimos en la mezcla sal, pimienta y un poquito de salvia fresca. Vertemos la sidra y dejamos que se absorba hasta la mitad. Una vez que se ha consumido, añadimos la lata de salsa de arándanos rojos. Apagamos el fuego y lo mezclamos todo con las nueces y el pan de molde antes de ponerlo en una fuente para horno. Si la mezcla parece demasiado seca se le puede echar un poco de agua o sidra de manzana. Horneamos el relleno a 200º grados durante 20 minutos tapado con papel de aluminio.

 

Destapamos y horneamos durante 10 minutos más para tostar la parte superior. Al sacarlo, el relleno tiene que estar más seco que húmedo. El aspecto es el del un bizcocho.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies