Seleccionar página

Albóndigas de la abuela, como tapas en los bares, en el comedor de cualquier IKEA del globo, que si con tomate, que si con salsa española… Tan universales son las albóndigas que en cualquier recetario de medio mundo encontraremos alguna forma local de este modelo de bolas de carne picada. 

 

De hecho, el verdadero origen de las albóndigas sigue siendo desconocido. El candidato más probable para la albóndiga original parece ser la kofta, un plato de carne picada de vacuno, pollo, cerdo o cordero, mezclado con arroz, bulgur o puré de lentejas. En su típicamente formato en cilindros del tamaño de un cigarro, el kofta parece haberse originado con los persas, quienes se lo pasaron a los árabes, pues aparece en los primeros libros de la cocina árabe, donde consistía en carne de cordero picada, enrollada en bolas del tamaño de una naranja y glaseadas con yema de huevo y azafrán. Probablemente viajaron desde el mundo árabe a lo largo de las rutas comerciales a Grecia, el norte de África y España.

 

 

Albóndigas

 

 

Sin embargo, algunos expertos sugieren que las albóndigas de hoy son sucesoras de las albóndigas de carne picada preparadas en el antiguo Imperio Romano. Una colección de recetas romanas compiladas en los siglos IV y V d.C, conocida como «Apicius», incluye variedades de albóndigas elaboradas con diferentes tipos de carne.

 

Albóndigas por medio mundo

 

Pero si no nos preocupa el origen exacto de la albóndiga es más importante reconocer su popularidad mundial. Casi todas las culturas importantes tienen su propia versión de las albóndigas: albóndigas españolas, bitterballen holandesas , cabezas de león chinas, skilpedjies sudafricanas…

En todo el globo se consumen. Estas bolitas de carne son muy fáciles de combinar, aderezar y preparar; algunas se fríen, otras se rebozan, otras simplemente se cuecen y otras tantas pasan por ambos tipos de cocción. Se hacen de carne de venado, vacuno, cerdo, pollo y hasta de pescado.

 

 

Albóndigas

 

 

Una posible razón de la universalidad de las albóndigas es que representa un plato excepcionalmente accesible, simple y asequible. Queda dicho que las albóndigas se pueden hacer con casi cualquier tipo de carne, y dado que la carne se pica y se mezcla con hierbas y se sazona con mil sabores, los cortes de carne baratos se pueden transformar en algo delicioso. Las recetas de albóndigas también son perfectas para el cocinero frugal y ecónomo, estirando una cantidad relativamente pequeña de carne en una comida sustancial mezclándola con pan, huevo o puré de verduras.

 

Fue exactamente esta flexibilidad y asequibilidad lo que hizo que la albóndiga diese el salto al otro lado del océano. Norte y sur del nuevo continente conocieron el concepto de albóndigas de la mano de inmigrantes: italianos y españoles. La mayoría de los inmigrantes italianos que desembarcaron en América del Norte, que en su mayoría procedían de las zonas más empobrecidas del sur de Italia y cuyos recursos eran escasos, encontraron en sus recetas más asequibles la panacea de la alimentación diaria. Así, la polpette del sur de Italia se convirtió en un alimento básico; secas o en salsa, se prodigaron por doquier; incluso acompañando a los también módicos spaghetti.

 

 

Albóndigas

 

 

Ahora viene el conflicto. ¿Quién tuvo la feliz idea de dar el siguiente paso y crear la receta de Albóndigas en salsa de tomate? Mal que les pese a los transalpinos, siempre muy suyos en esto de arrogarse la creación gastronómica, el primer tomate que vino de las Américas desembarcó en España. Así que, nos quedamos con la autoría, que para eso nuestras Spanish Meatballs son el referente de cocinillas, y todos afirman que salsa de tomate tienen, y en cantidad.

 

Ahora toca ponerse el delantal y preparar una de las mil versiones de la receta de…

 

Receta de albóndigas en salsa de tomate y pimientos asados

 

 

Albóndigas

 

 

Ingredientes

Para las albóndigas:

  • 500 g de carne picada de cerdo
  • 500 g de carne picada de ternera
  • 1 cebolla mediana, finamente picada y pochada
  • 1 cucharada de pimentón dulce 
  • 1 cucharada de comino molido
  • 2 cucharadas de perejil fresco muy picado
  • 1 yema de huevo
  • 1 trozo pequeño de pan, remojado en leche
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva para freír

 

Para la salsa:

  • 1 cebolla grande, pelada y picada finamente
  • 1 diente de ajo, pelado y finamente picado
  • 1 hoja de laurel
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • 100ml de vino tinto de rioja
  • 1 kg de tomates maduros, picados en trozos grandes
  • Una pizca de azúcar en polvo
  • Sabor a sal y pimienta
  • 1 pimiento rojo grande, cortado por la mitad a lo largo, sin el corazón ni las semillas

 

Empieza haciendo las albóndigas. En un tazón grande combina ambas carnes con la cebolla pochada, el comino, el pimentón, el perejil, la yema de huevo, la masa de pan, la sal y la pimienta. Mezcla bien y forma albóndigas del tamaño de una pelota de golf. Reposar en el frigorífico durante 30 minutos.

 

Para hacer la salsa, coloca una sartén mediana a fuego lento, agrega 4 cucharadas de aceite, las cebollas picadas, ajo y laurel y cocina hasta que estén blandas durante unos 10 minutos. Añade el vino tinto, lleva a ebullición y reduce a la mitad. Agrega los tomates picados y cocina a fuego lento durante 30 minutos. Añade una pizca de azúcar para equilibrar la acidez de los tomates y sazona con sal. Manten caliente.

 

Precalienta el horno. Frota aceite de oliva en todas las mitades de pimiento y colócalas en la parrilla hasta que las pieles estén completamente negras por todos lados. Retira de la parrilla y cubre con un poco de papel de aluminio, dejándolo reposar durante 10 minutos. Pasado este tiempo, pela todos los pimientos y córtalos en tiras largas.

 

Calienta un poco de aceite en una sartén grande y fríe las albóndigas hasta que estén bien doradas por todos lados. Añade las albóndigas a la salsa y cocina a fuego lento sin que hierva durante 2 minutos por cada lado. 

 

Añade las tiras de pimientos asados ​​y sirve.

 

¡Están de muerte!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies