Seleccionar página

Cuando eres un pez económico, como la caballa, parece complicado ganarse el respeto de gastronómos y consumidores. Pero cuando eres un campeón de aporte de Omega 3, como la caballa, parecería una temeridad hacer ascos a este pescado azul.

 

Si frecuentas bares de sushi, puedes conocerlo como saba fish. Es posible que también lo hayas pasado de largo en el mostrador de conservas, pero allí estaba, aposentado justo al lado de las anchoas y las sardinas en lata.

 

 

La caballa es una familia de peces de agua salada compuesta por más de 30 especies diferentes. Disponible tanto fresca como enlatada, la caballa es una de las favoritas entre los amantes del pescado gracias a su versatilidad, sabor y su increíble perfil de nutrientes. Además, dispone con un curriculum envidiable de investigaciones que indican que su consumo regular puede ayudar a bajar la presión arterial y el colesterol, colaborar en la pérdida de peso y favorecer la búsqueda de nuestro mejor “tipín”, proteger contra la depresión y mantener los huesos sanos y fuertes. Casi nada, un pescado que definitivamente supone un acierto si lo sumamos a cualquier dieta saludable y bien equilibrada.

 

Y además, barato. La caballa es un dechado de virtudes. Y eso que no te hemos contado sus cualidades gastronómicas.

 

 

Cuando compre caballa, asegúrese siempre de que esté firme y de que sus ojos aún estén brillantes (los peces que hayan estado muertos por un tiempo tendrán ojos más opacos). Las branquias deben estar limpias y la piel húmeda con escamas brillantes. Idealmente, este pez debe comerse en un par de días porque su piel se desintegra rápidamente.

 

En opinión de muchos chefs, cocinar filetes de caballa en una sartén es una de las mejores maneras de servir este pescado delicioso y saludable. Los filetes de caballa suculentos y sabrosos con una piel bellamente crujiente se convierte en una comida sabrosa y rápida. Como pasa con buena parte, o la totalidad según a quien se lo preguntes, la caballa es particularmente desagradable cuando se cocina demasiado, convirtiendo su sabrosa carne en un secarral poco atractivo. Por lo que siempre debes tener cuidado al cocinar el pescado. Un añadido más, dejar la piel puesta no solo proporciona un toque crujiente, sino que ayuda a mantener el filete unido.

 

Y ahora verás que casa bien con casi todo… incluso con peras; verás…

 

Receta de caballa y ensalada de peras

 

 

Ingredientes:

  • 2 peras sin corazón
  • 1 bulbo de hinojo grande, recortado y finamente rebanado
  • Ralladura y jugo de 1 lima
  • 2 cucharadas de crema fresca baja en grasa
  • 8 filetes de caballa
  • 60 gr de berros
  • 20 gr de semillas de calabaza, tostadas

 

Cortar las peras en rodajas finas y mezclarlas en un bol con el hinojo y la ralladura de lima y el jugo y la cème fraîche.

 

Asa los filetes de caballa durante 5-6 minutos a cada lado, hasta que estén perfectamente hechos, sin pasarse.

 

Divida el berro entre cuatro platos, luego cubra con la mezcla de pera e hinojo y dos filetes de caballa.

 

Espolvorea con las semillas de calabaza tostadas y sirve.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies