Seleccionar página

Cobrar las bolsas de plástico no es una decisión nuestra, pero la acatamos porque somos conscientes de que nuestro mayor patrimonio es el medio ambiente. En definitiva, es un pequeño gesto que se ha comprobado útil en la reducción de uso de plástico, una forma de sensibilizar a todos de la importancia de reducir el consumo de plástico y de asumir el concepto de reutilizar.

A partir del 1 de julio en todos los comercios del Mercado de Chamartín, en cumplimiento del Real Decreto sobre reducción del consumo de bolsas de plástico, se cobrarán las bolsas de plástico, quedando exentas de esta obligación las bolsas muy ligeras que se utilizan como envase primario para los productos a granel.

 

Bolsas de plástico de un solo uso

 

El calendario de la reducción de las bolsas de plástico queda de la siguiente forma:

1 de julio 2018: Se prohíbe la entrega gratuita a los consumidores de bolsas de plástico en los puntos de venta de bienes o productos, a excepción de las bolsas de plástico muy ligeras y de las bolsas de plástico con espesor igual o superior a 50 micras con un porcentaje igual o mayor al 70% de plástico reciclado.

 

1 de enero 2020: Se prohíben definitivamente las bolsas de plástico ligeras que no sean compostables y las bolsas de plástico fragmentable.

El cobro y prohibición no se aplica a las bolsas de plástico muy ligeras, que sí deberán ser compostables a partir de esta fecha. Así mismo, las bolsas con espesor igual o mayor a 50 micras deberán contener un porcentaje mínimo de plástico reciclado del 30%.

 

1 de enero de 2021: Se prohíbe la entrega de bolsas de plástico ligeras y muy ligeras, excepto si son de plástico compostable.

 

Las razones que han llevado a los legisladores europeos y españoles a adoptar medidas para limitar el consumo de bolsas de plástico están ligadas al medio ambiente, pero también al costoso y tóxico proceso de producción de bolsas elaboradas con derivados del petróleo. De todas las bolsas plásticas las oxodegradables, fotodegradables, hidrodegradables y termodegradables son las más contaminantes.

A su composición de derivados del petróleo se añaden aditivos que hacen que se fragmenten en miles de piezas minúsculas que se dispersan por la naturaleza y que los peces confunden con plancton, por lo que acaban en la cadena alimentaria.

 

Cobro de las bolsas de plástico

 

La mayoría de las bolsas de un solo uso, las que se denominan “camiseta”, también son oxodegradables o fotodegradables, por lo que su impacto medioambiental es mayor. Solo están en nuestras manos unos minutos pero tardan más de 500 años en desaparecer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies