Seleccionar página

Gracias a la tecnología, que ha creado la sonda térmica, hoy en día no es difícil, aunque no seas un gran chef, ofrecer una gran comida cuyos platos estén es su punto justo.

 

Las recetas, normalmente, te recomiendan seguir una medida de cocción en base al tiempo y a la temperatura del horno o la intensidad del fuego, pero claro, esto no es una ciencia exacta, porque las diferencias entre los hornos son grandes y los grados de intensidad del fuego no son un baremo muy preciso.

 

Por eso, para conseguir una cocción ideal, un aparato realmente útil y que cada vez se utiliza más en las cocinas es la sonda térmica, que te permite controlar la temperatura interna del alimento y así ajustar de forma estricta el punto de cocción. De esta manera evitas que tus platos queden crudos o, por el contrario, que estén demasiado hechos, y eches a perder las cualidades organolépticas del producto y se produzca el fiasco en lo que se prometía como una estupenda comida.

 

Hornear con sonda térmica

 

Es decir, por un lado,  al utilizar la sonda térmica tienes la seguridad de que los productos que cocinas al horno o al fuego están bien hechos tanto en su interior como por fuera (de la manera tradicional, tienes que guiarte muchas veces por la pinta que tienen por fuera, pero nunca estás seguro de que el interior esté bien cocinado). Por otro, te aseguras que el plato cumple las normativas de seguridad alimentaria, que recomiendan una determinada temperatura para eliminar todas las bacterias que puedan tener los alimentos (E. coli o salmonella, por ejemplo).

 

En cuanto a su utilización, se recomienda introducir la sonda de manera casi vertical, en la parte más gruesa, de las piezas grandes, mientras que en los productos más pequeños, por lógica, se tendrá que pinchar más inclinada o incluso en horizontal. Con los productos al vacío es importante evitar que se introduzca aire en el envase, para evitarlo se utilizan un parche de espuma.

 

Cocinar con sonda térmica

 

Como cada alimento tiene una temperatura óptima de cocción (ave, vacuno, pescado, cordero…), existen tablas que te orientan. Bien es cierto que podrás encontrar tantas tablas como blogs de cocina localices, por lo que no lo tomes como “mandamientos”. Nosotros te recomendamos unas que hemos podido experimentar y que nos han suministrado especialistas en horneado. Pero ya sabes, la cocina no funciona con leyes inamovibles. Experimenta, te sorprenderá lo que vas aprendiendo a cada paso.

 

Temperaturas para cocinar aves

 


 

Temperatura para carne de cerdo con sonda térmica

 


 

Temperaturas para carne de vacuno

 


 

Cocina con sonda térmica

 


 

Cocina con sonda térmica

 


 

Cocina pescado con sonda térmica

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies