Seleccionar página

Aquí tenemos la gran pregunta: ¿fruta entera o fruta en zumo? Pero antes de encontrar la respuesta, una máxima absoluta: lo mejor siempre es consumir fruta. Y si es de temporada mejor que mejor. Y si es de cercanía miel sobre hojuelas. Al fin y al cabo, tenemos que sacar provecho de vivir en un país que es, por merecimientos propios, la gran huerta de Europa; el origen de la fruta que los ciudadanos comunitarios comen cada día.

 

¿Cuál es la mejor manera de aliviar las ganas de comer? Pregúntale a un experto y él te dirá que tomar un plato lleno de frutas o un vaso de zumo de fruta; no solo llenará tu estómago, sino que también te mantendrá lleno de energía y satisfecho durante el día. 

 

Zumo de frutas 100% naturales

 

Fruta entera

 

Las frutas están llenas de energía con los nutrientes y minerales esenciales que necesitamos para una jornada. Esto es aplicable a los zumos de fruta; después de todo, el jugo es un subproducto de las frutas, ¿verdad?  Y es que convertir en zumo las frutas se ha convertido en una alternativa conveniente para consumir rápidamente nutrientes importantes. Si bien beber zumos tiene beneficios, es posible que no sea tan bueno como una fruta entera.

 

¡Atención! Cuando nos referimos a zumos de frutas estamos señalando sólo a los zumos frescos extraídos de frutas enteras en casa, o en un establecimiento de confianza, y nunca a los zumos comerciales ya empaquetados, generalmente con poco contenido de fruta, mucho azúcar y, en casos, conservantes que no necesitamos.

 

Dicho esto, sigamos con la polémica elección del método de consumir fruta fresca. El zumo es una buena opción para las personas exigentes con la alimentación, una fórmula que les permite combinar diferentes frutas para hacerlo más sabroso y completo. También pueden combinar verduras con frutas para enmascarar el sabor amargo de las verduras y hacerlo tolerable y, sin embargo, obtener todos los nutrientes importantes. 

 

Consumo de fruta entera

 

Mejor fruta entera

 

Pero, aunque resulte más cómodo de consumir, al exprimir  la fruta en zumo estamos eliminando el contenido de fibra que tienen la pulpa y la piel. Incluso los más melindrosos terminan colando el zumo resultante. Las fibras ayudan a estimular la digestión, controlar el azúcar en sangre y reducir el colesterol.

 

El cuerpo absorbe rápidamente el contenido de fructosa, debido a la ausencia de fibra, lo que provocará un aumento de azúcar en sangre. La fibra ralentiza esa absorción.

 

Cuando consumes una fruta entera, estás consumiendo la pulpa y la piel. Cada una de estas partes contiene diferentes conjuntos de nutrientes como: fibra y flavonoides en la piel y vitaminas y minerales en la pulpa. Cada componente interactúa entre sí, mejorando su incorporación a nuestro organismo.

 

Además, el efecto saciante de la fibra nos prolonga la sensación de estar llenos, lo que alejará la punzada de hambre durante más tiempo.

 

Queda claro que tomar la fruta entera tiene sus ventajas. Aunque en esto, como en todo, lo mejor es huir del extremismo.

 

Fruta entera

 

Fruta y fibra

 

Está bien tomar zumo de frutas de vez en cuando, siempre que sea 100% natural, hecho de fruta fresca, sin azúcar añadido y no más de un vaso al día.

 

En la medida de lo posible, cuando te elabores un zumo en casa incluye la piel y la pulpa, incluso, añade verduras, pueden ayudar a aumentar el contenido de fibra, vitaminas y minerales.

 

Y como colofón final: Fruta siempre y en cualquiera de las opciones.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies