Seleccionar página

Que si son “Habas contadas”, que si “Cara de haba”, que si “En todas las casas cuecen habas”… Pero qué le han hecho las habas al refranero español que figura en tantos ripios, y siempre con un matiz un pelín negativo.

 

Pues a poco que conozcas, o descubras, las gloriosas habas tendrás que convenir que no siempre un refrán es sinónimo de la sabiduría popular…, o que el creador de estas frases no tenía un buen día. Pues nuestras queridas habas no solo son deliciosas; además son especialmente beneficiosas para mejorar los casos de anemia, colesterol, hipertensión, dietas de adelgazamiento, y en general para mantener una buena salud y un superalimento para los practicantes de deporte.

 

Habas tiernas

 

Estamos de suerte, y ahora podemos consumir habas frescas, una excelente fuente vegetal de proteínas y fibra. Todos sabemos ya que es recomendable tomar legumbres dos o tres veces a la semana para seguir una dieta sana, y las habas se convierten en una exquisita alternativa a los garbanzos, lentejas y judías. Hay que destacar que, por su contenido en proteínas, es un alimento altamente recomendable para vegetarianos y veganos.

 

Originarias de Oriente, las habas pertenecen a la familia de las judías y, a diferencia de otras legumbres, se presentan en una vaina que contienen las características semillas de forma arriñonada y color verde claro. Las vainas pueden ser de diferentes tamaños: las habas con vainas pequeñas se suelen tomar enteras, pero las de mayor tamaño se desgranan.

Tienen una textura tierna y un sabor delicado, y admiten multitud de preparaciones culinarias: con jamón, con huevos, guisadas…

 

Habas frescas en tortilla

 

¿Te apetece que preparemos una receta con habas? Pues vamos a preparar Tortilla de habas y ajetes

 

Tortilla de habas

 

Ingredientes (4 comensales):

  • 6 huevos
  • 1 kg de habas tiernas (pequeñas)
  • 1 manojo de ajos tiernos
  • 1 vaso de aceite de oliva
  • Pimienta molida y sal

 

Primero preparamos los ingredientes:

Desgranar las habas.

Lavar y limpiar bien los ajos con agua abundante para quitarles la tierra.

Cortar los extremos más verdes de los ajos tiernos y secarlos bien con un paño seco. Cortar las partes blancas en trozos pequeños.

 

Para sofreir cubrimos el fondo de una sartén con aceite, la ponemos al fuego y freímos los ajos hasta que queden blandos. Sacar y dejarlos escurrir durante un buen rato.

 

Colocar el resto del aceite en una cazuela, ponerla al fuego a baja intensidad y echar las habas. Dejarlas cocer lentamente.

Cuando estén tiernas, sacarlas y colocarlas en un escurridor para que suelten bien el aceite.

 

En un bol, batimos bien las claras de los huevos y cuando queden bien batidas, añadimos las yemas para seguir batiendo hasta que se mezcle todo bien.

 

Añadir los ajos, las habas, la sal, una pizca de pimienta molida y mezclar bien.

 

Poner una sartén al fuego con un poco del aceite de freír los ajos.

Echar la mezcla y distribuirla bien en la sartén.

 

Cuando la tortilla esté cuajada por un lado, darle la vuelta y dejar que se haga por el otro.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies