Seleccionar página

Las marinadas de carne es uno de los trucos más originales para conseguir la terneza perfecta, incluso en cortes más recios, y para aportar sabores inusuales a cada bocado. Pero no solo añadimos matices singulares a las piezas; también con el marinado fortalecemos el gusto propio de la carne, incluso lograremos destacar su textura.

 

Esta técnica del marinado tiene su origen en el Renacimiento, y su primera función era dar sabor, suavizar las carnes de caza e, incluso, matizar el olor de las carnes que ya estaban en el punto de no retorno. Aunque seamos claros, muy posiblemente sea esta última razón, la de alargar la vida útil del producto y enmascarar un sabor exageradamente intenso, lo que difundió su uso por el mundo.

De eso ya han pasado siglos, ahora la función de las marinadas de carne es sorprender e incluir sabores de otras culturas culinarias a través del toque especial que otorga el proceso de reposado previo al cocinado, consiguiendo resultados prodigiosos aún con carnes robustas.

 

Al marinar la carne lograrás, de forma sencilla y rica, elevar tus recetas a otro nivel. Si tienes ganas de variar a las tradicionales sal y pimienta, vamos a proporcionarte cuatro formas para mejorar los cortes y proporcionarles un sabor increíble.

 

Marinadas de carne

 

Atención, marinadas existe tantas como cocinillas, pero queremos ser concretos y hemos seleccionado un cuarteto que te puede dar un enorme juego con las piezas de vacuno, ternera, cerdo, cordero, pollo, pato, conejo y también carne de caza. ¡Vamos! Tienes juego suficiente para elaborar diferentes platos durante una larga temporada. Por muy “triper@” que seas. Y como verás, todas y cada una de ellas cumplen las premisas de ser sencillas y fáciles de elaborar, pues los ingredientes son generalmente habituales de despensas y especieros, o los puedes encontrar sin problemas en el Mercado de Chamartín.

 

Por regla general, NUNCA echar sal en las marinadas, los ingredientes le van aportar sabores suficientes y tiempo tendrás, de ser necesario, para añadirle la justa.

 

La otra regla son los tiempos. Aquí recurriremos a una horquilla aproximada. Dejar macerar entre 3 horas para piezas pequeñas y 12 horas para piezas grandes.

 

La norma obligatoria es que el proceso de macerado, donde la marinada obrará su magia, debe ser en un recipiente cerrado y dentro del refrigerador.

 

Es evidente que antes de cocinar la carne al fuego debemos retirar el líquido.

 

recetas para marinar carne

 

De la misma forma, nada de reutilizar marinadas. El ser austeros y roñicas con ésto tan solo nos puede provocar problemas.

 

¡Venga!, que la carne espera y todavía nos queda para descubrir nuestras cuatro soluciones mágicas.

 

 

 

Marinada al Whisky

 

Prepara 2 cucharadas soperas de Whisky, 1 cucharada sopera de aceite, 1 cucharada sopera de granos de pimientas. Perfecta para pato, ternera, pollo, cerdo o vacuno.

 

marinadas para carnes

 

Marinada al Madeira

 

Mezclamos 2 cucharadas soperas de vino de Madeira, 1 cucharada sopera de aceite, 1 cucharada sopera de azúcar morena, 1 hoja de laurel troceada.

Hace buenas migas con carne de ternera, de cerdo, pato y pollo.

 

Marinada a la cerveza

 

Combinar 2 cucharadas soperas de cerveza rubia, media cucharada sopera de salsa Worcestershire, también conocida como salsa Worcester, media cucharada sopera de miel líquida, 1 cucharada de laurel troceado.

La carne de pollo o de cerdo lo agradecerán eternamente.

 

Marinada al Estragón

Hipersencilla, pues solo necesitas 1 cucharada sopera de vinagre al estragón, 2 cucharadas soperas de aceite y una cucharada sopera de estragón. Tal cual, y verás el resultado que da con la carne de ternera, con el pollo o también con el cerdo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies