Seleccionar página

En este universo virtual la credibilidad de un mercado la otorgan los demás; los testimonios y opiniones son, al final, el valor que se aprecia exteriormente. Por ello, encontrar artículos de aprobación nos produce una enorme satisfacción, más aún cuando estas referencias vienen de una publicación del prestigio de Bon Viveur, el portal por y para los amantes de la gastronomía.

No podemos resistirnos a reproducir el post que este verano subieron, firmado por Toni Castillo. Todos los que componemos este micromundo que es Mercado de Chamartín les estamos profundamente agradecidos.

Mercado de Chamartín, ‘el auténtico mercado gourmet’

El Mercado de Chamartín es uno de los más destacados de la capital por la variedad y riqueza de los productos. Materias primas y alimentos listos para consumir con calidad que cuesta hallar en otros establecimientos.

 

Calidad de la huerta en Mercado de Chamartín

 

No lo decimos nosotros, lo dicen sus responsables. El Mercado de Chamartín de Madrid es «el auténtico mercado gourmet». Lo es, según aseguran, porque en sus puestos se presentan los más selectos y exclusivos productos. De tanta calidad, tan bien seleccionados, que «el auténtico connoisseur» los encontrará «tan perfectos como en su lugar de procedencia, donde se crían, se cultivan, se recolectan…». Una afirmación que no falta a la verdad como un paseo por el centro puede demostrar.

Desde su inauguración en el año 1962, en la confluencia de las calles Bolivia y Potosí, se convirtió en referente. Chamartín no es cualquier barrio y su mercado, como reflejo de él, no podía ser distinto. Aunque en aquellos primeros años sus alrededores fuesen, todavía, campos a los que el ladrillo y el cemento no habían llegado.

 

Carnicerías gourmet del Mercado de Chamartín

 

En los últimos años, aquella postulación terminó de materializarse. Pese al aspecto gris y desatendido que tenía no hace tanto tiempo, su interior era ya un verdadero tesoro. Un universo repleto de productos que difícilmente podían hallarse en otros comercios de la capital del país. Desde carnes selectísimas a frutas y verduras procedentes de las mejores huertas o quesos y delicatessen de los que algunos solamente han escuchado hablar. Hoy, con el colorista acristalamiento de su fachada, el empaque acompaña.

Entre puestos interiores tradicionales y tiendas, suman alrededor de setenta negocios repartidos en sus dos plantas. Nos encontramos con carnicerías especializadas en carnes como la vaca gallega, waygu, retinto de Extremadura o cochinillos de Segovia.

Pescaderías con más de trescientas referencias expertas en ahumados, salazones, especies poco habituales y marisco tanto cocido como fresco. Establecimientos dedicados a las aves y la caza con productos de caza mayor y menor, pollos camperos, huevos de oca, de avestruz y especies menos comunes como la perdiz o el faisán. Fruterías de alta calidad, con frutos de una valía que cuesta hallar en otras partes, como Frutas Charito, de quien hablamos en el pasado.

 

Pasta artesanal en Mercado de Chamartín

 

Y, finalmente, tiendas con productos y alimentos listos para consumir, tanto naturales como preparados. Son puestos dedicados enteramente a los quesos, con piezas de un gran valor, y otros centrados a los aperitivos, ofreciendo un buen surtido de patatas fritas artesanales, variantes y encurtidos de las mejores cualidades. El Mercado de Chamartín suma, además, restauración: con una cafetería en la que pueden degustarse unos exquisitos callos a la madrileña o un establecimiento en el que la pasta fresca manda.

Fuente: BON VIVEUR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies