Seleccionar página

El guacamole casero es como un copo de nieve, nunca ves el mismo dos veces. Incluso si no fuera por el hecho de que el sabor y la textura de los aguacates varían mucho, esta no suele ser una receta que la gente haga con cucharas y tazas para medir. Ciertamente no. Así que me gustaría animarte a que lo hagas al tacto, a probar a medida que avanzas y a encontrar tu propia fórmula de guacamole perfecto, y así eludir esos guacamoles ya preparados de las grandes superficies, que en nada se parecen al original.

 

Comienza con aguacates maduros. Juega con las proporciones hasta que obtengas la combinación correcta de ingredientes. Arranca usando unas cantidades conservadoras de lima, cebolla, sal, chiles y cilantro. De esta forma encontrarás el guacamole a tu medida y si quieres nos lo cuentas aquí. Y si esta es tu primera vez, también podrías iniciarte con la receta que te proponemos, te aseguro que es bastante buena.

 

¿Qué es el guacamole?

 

El guacamole es esencialmente una mezcla de puré de aguacate y especias. El aguacate tiene su origen en el centro sur de México, donde crece de forma natural. Por esta razón, el guacamole fue creado por los aztecas que habitaban esa región.

 

 

Guacamole

 

 

Un plato que contiene un gran número de beneficios para la salud. Grasas y nutrientes naturales además de estar fácilmente disponible. De hecho, el valor nutritivo del guacamole es bastante alto.

 

Es una alta fuente de carbohidratos y grasas saludables. Las propiedades que provienen de los aguacates pueden ayudar con los niveles de colesterol y azúcar en la sangre. También es una gran fuente de sodio y potasio que puede actuar contra el desarrollo de hipertensión y presión arterial alta.

 

Además, el guacamole es una excelente fuente de fibra y vitaminas. Una porción de guacamole puede servir como una cuarta parte de la ingesta diaria recomendada de fibra. Esto ayuda a reducir el colesterol y el azúcar en la sangre también.

 

Por supuesto, estos detalles eran desconocidos para los aztecas y los españoles; les bastaba con conocer que tenía beneficios para la salud. De hecho, muchos creían que el plato y los aguacates, en general, eran afrodisíacos.

 

La palabra, «aguacate»

 

El origen de la palabra «aguacate» también tiene una historia de fondo interesante. Originalmente, la palabra azteca para aguacate era «ahuactl», que en realidad significaba «testículo». Se desconoce si ese nombre proviene de la forma en que el aguacate cuelga del árbol en pares, o si era una referencia a la calidad afrodisíaca de los alimentos.

 

Cuando los españoles adoptaron la palabra, tomó el nombre de «aguacate».

 

Los primeros angloparlantes expuestos a la fruta usaban una derivación de la palabra española. Llamaron a la fruta una «pera Avagato» porque tiene un parecido sorprendente con la forma de una pera. También se la conocía como «pera caimán» por la textura de su piel.

 

La palabra guacamole también está relacionada con la palabra azteca para aguacate. «Ahuacamolli» es el nombre azteca del guacamole. Es un compuesto de el término azteca «aguacate» y la palabra «salsa».

 

Popularidad del guacamole

 

Si bien la fecha de nacimiento específica de la comida es difícil de precisar, se sabe que el guacamole existe desde hace más de medio milenio.

 

Guacamole

 

 

Su expansión por todo el continente americano parece evidente que venía acompañada de las migraciones al norte, hasta convertirse en un eterno presente como aperitivo, ingrediente de hamburguesas, como contorno de carnes y pescados… Un fenómeno mundial.

El guacamole se ha asimilado tanto a la cultura estadounidense que, como ejemplo, es uno de los productos más consumidos durante la Super Bowl, uno de los eventos más significativos de la cultura americana contemporánea. 

 

Y para los amantes de los datos curiosos y anecdóticos, existe un record mundial Guinness, que se estableció en el 2013, cuando un grupo de 450 estudiantes en Tancitaro, Michoacán, México, preparó una porción de guacamole que pesaba casi ¡¡ 3 toneladas !!. Ahora te imaginas la magnitud de la fiesta con ello.

 

Conservación del guacamole

Quizás estos devoradores de guacamole tuvieron que utilizar el siguiente truco para mantenerlo con su característico color verde, y evitar la oxidación del producto.

Coloca el guacamole sobrante en un recipiente de almacenamiento y golpéalo firmemente con una cuchara para que quede bien plano en la parte superior.

Agrega aproximadamente 1 centímetro de agua encima (usa agua fría).

Coloca la tapa y guárdalo en el refrigerador. ¡Eso es todo!

Cuando quieras disfrutar del guacamole, escurre el agua de la parte superior, revuelve y listo.

Hicimos una prueba con éste método durante tres días completos y funcionó de maravilla. Se mantiene perfectamente fresco y delicioso. Aunque admitiré que al tercer día comienza a ponerse un poco más acuoso. Pero, ¿a quién le ha durado tanto el guacamole?

 

Receta de guacamole casero

 

Pero ¿a quién recurrir para la receta de guacamole más auténtica?. Nos quedamos con una receta de la Casa de México, que por experiencia no tiene rival.

 

Guacamole

 

 

Ingredientes

 

  • 2 aguacates maduro
  • 1 tomate pequeño
  • 1 cebolla blanca dulce
  • 1 chile jalapeño fresco
  • Cilantro fresco al gusto
  • Lima al gusto
  • Sal al gusto

Elaboración

 

Picar la cebolla y el chile jalapeño.

 

Cortar por la mitad el tomate, retirar las semillas y picar en dados pequeños.

 

Triturar el cilantro finamente con un cuchillo afilado, deslizando el filo sobre el cilantro para que el corte sea limpio y así no machacar el producto.

 

Cortar las limas por la mitad para exprimir el jugo de una de ellas, reservando una parte para otra elaboración.

 

Cortar los aguacates por la mitad y retirar sus huesos con mucho cuidado para evitar el corte.

 

Sacar la pulpa e introducirla en un cuenco amplio.

 

Machacar la pulpa con un tenedor.

 

Agregar los ingredientes anteriores (la cebolla, el chile, el tomate, el cilantro y el zumo de la media lima)

 

Sazonar al gusto y servir acompañado de totopos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies