Seleccionar página

No hay receta tan deliciosa como la Receta de Pollo sentado sobre una lata de Cerveza. Conocido también como Pollo borracho, Pollo sediento o Pollo bailarín ¡Tal cual lo estás leyendo! No es broma. 

 

Aunque existen escépticos que han cuestionado la eficacia de introducir una lata de cerveza medio llena en la cavidad de un pollo entero, ¿realmente cambia el sabor, o no es más que un truco de fiesta amigable de fraternidad? Hay fanáticos acérrimos del cóctel de pollo y cerveza y los especialistas insisten en que el truco de la receta de Pollo sentado sobre lata de cerveza añade algo extra al ave. Y seamos sinceros, como poco es algo divertido de hacer.

 

 

Pollo sentando

 

 

Cuando un pollo está literalmente sentado sobre una cerveza en lugar de estar acostado horizontalmente en una fuente, sus goteos grasientos escurren en lugar de hervir a fuego lento sobre el pollo. El resultado es un pollo de piel dorada y crujiente y extremadamente jugoso.

 

Origen de la receta del pollo sentado

 

Situar el origen de la receta de Pollo sentado sobre lata de cerveza en el profundo Sur de USA no parece albergar dudas. Un lugar donde el pollo y las latas de cerveza pululan por doquier; solo faltaba una mínima reflexión para unir ambos conceptos en una misma preparación.

 

Misterio aparte es si realmente nació de las manos de algún cocinero profesional o de la creatividad lúdica de un grupo de estudiantes con ganas de divertirse, y con un amplio stock de birras.

 

 

Pollo sentando

 

 

Sea cual sea lo que alumbró tan peculiar elaboración, es un plato con décadas de antigüedad que se disfruta en barbacoas en el jardín, en las comidas al aire libre en universidades, en restaurantes y en las cocinas particulares de medio mundo. Y en todos, con el mismo éxito. 

 

Mientras que las formas más tradicionales de asar un pollo implican colocarlo en una bandeja para hornear, este método requiere equilibrar el ave sobre una lata de cerveza.

 

Para preparar este peculiar plato, hay que abrir una lata de cerveza, verter (o bebérsela) casi la mitad de su contenido y perforar dos agujeros en la parte superior. A medida que se sazona el exterior del pollo, se introduce la cerveza en la cavidad posterior. Usando la lata vertical y sus dos patas extendidas, el pollo se coloca en un trípode improvisado.

 

Durante el proceso de asado a medida que la lata se calienta, parte de la cerveza se evapora, sazonando y humedeciendo el ave de adentro hacia afuera, dejando su carne especialmente jugosa.

 

Receta de Pollo sentado sobre una lata de cerveza

 

Pollo sentando

 

 

Ingredientes

  • 1 pollo de corral entero de 1,5 kg aproximadamente
  • 1 lata de 473 ml de cerveza

 

Aliño

  • 1 cucharadita colmada de semillas de hinojo
  • 1 cucharadita de semillas de comino
  • 1 cucharadita de pimentón ahumado
  • 1 cucharadita de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de chile en polvo suave
  • Aceite de oliva

 

Preparación

 

Precalienta el horno a 200°. Saca el pollo del refrigerador mientras preparas el aliño.

 

En un mortero, tritura las semillas de hinojo y comino y mézclalas con el pimentón, el azúcar moreno, el chile en polvo y una pizca de sal marina y pimienta negra.

 

Agrega 3 cucharadas de aceite hasta obtener una pasta, luego rocía todo el pollo, por dentro y por fuera, usando las manos para asegurarse de que llegue a todos los rincones.

 

Abre la cerveza, toma un par de buenos tragos para que tu lata esté a la mitad, luego baja la cavidad del pollo sobre la parte superior de la lata para que parezca que el pollo está sentado en la lata.

 

Coloca con cuidado el pollo en una bandeja para asar en el fondo del horno. 

 

Cocina entre 1 hora 10 minutos a 1 hora 30 minutos, o hasta que la carne se separe del hueso y los jugos salgan claros. 

Si este no es el caso (no todos los hornos funcionan igual), simplemente cocina durante un poco más de tiempo.

 

Una vez hecho esto, retira con cuidado la lata y cubre sin apretar el pollo con papel de aluminio y un paño de cocina mientras preparas algunas verduras a la parrilla o ensalada, pero créeme, sabe tan bien que no necesitarás mucho más.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies