Seleccionar página

No hay razón para desanimarse ante la idea de hacer un jamón asado al horno. Realmente tiene muchas ventajas.

 

Es bastante sencillo. Resulta económico. Perfecto para una celebración, haya que limitar el número de invitados o no tiene un alto rendimiento. Se puede preparar con antelación. Las sobras, porque seguro que sobra, son perfectas en finas lonchas para preparar sandwichs, o elaborar croquetas, o saltearlas cortado menudo y mezclarlo con un arroz o en una sopa. Y, lo que es muy importante en estas fiestas, tiene una presencia en la mesa majestuosa, colosal… Cuasi perfecta.

 

Jamón fresco

 

Te vamos a mostrar una receta para un jamón fresco al horno, sin curar, sin ahumar, sin cocer. Directamente del carnicero, asado lentamente en el horno bajo una ducha de sal y pimienta, glaseado con jarabe de arce y vinagre balsámico, y rematado con una mezcla de nueces tostadas y jengibre confitado.

 

Receta de jamón asado con glaseado de arce balsámico

 

Jamón asado al horno

 

Ingredientes:

  • Un jamón de cerdo blanco, con piel
  • 4 cucharaditas de sal
  • 4 cucharaditas de pimienta negra molida
  • 200 gr de jarabe de arce
  • 100 gr  de vinagre balsámico
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 100 gr de nueces tostadas
  • 100 gr de jengibre confitado

 

 

Calienta el horno a 230 ºC. Con un cuchillo afilado, si el carnicero no lo ha hecho previamente, marca toda la superficie del jamón en forma de diamante, cortando justo a través de la piel hasta la carne que está debajo. (Si estás cortando a la profundidad correcta, la piel se abrirá un poco al cortar).

 

Frota la parte exterior del jamón con sal y pimienta, presionándola en los espacios de rayado entre la piel.

 

Coloca la pieza sobre una rejilla, y ésta sobre una fuente para hornear grande. Todo junto va al horno.

 

Después de 20 minutos, reduce el horno a 150ºC.

 

Jamón asado al horno

 

En un tazón mezcla el jarabe de arce, el vinagre balsámico y la canela. Rocía el jamón cada hora con la mezcla, así como con la grasa del fondo de la bandeja, asando hasta que el centro del jamón alcance una temperatura interna de 65ºC grados, Entre 2 horas y media o 3 horas en total de cocción. Es recomendable verificar a las dos horas, insertando un termómetro para carne en el centro absoluto del asado. Para esto las sondas térmicas van de cine.

 

Pon las nueces y el jengibre confitado en la batidora y mezcla hasta que estén bien combinados.

 

Cuando el jamón asado esté listo, retíralo del horno, baña con la mezcla de nuez y jengibre y cúbrelo sin apretar con papel aluminio. Deja reposar la carne durante 20 a 30 minutos.

 

Retira de la bandeja del horno a una sartén toda la grasa y los jugos que se hayan producido y ponlo a fuego medio-alto. Raspa el fondo de la sartén para liberar los trozos dorados, retira cualquier película de la superficie y sazona el líquido según sea necesario con sal y pimienta. Vierte en una salsera.

 

Presentación

 

Para la presentación, que hay que quedar bien, el final de la extremidad envuélvela con papel de hornear, a modo de mango, y átala una cinta alrededor. No solo queda “mono”, te va a ser muy útil para asir la pieza a la hora de cortar.

 

Sobre la bandeja o tabla de presentación coloca unas hojas verdes; sobre ellas asienta el jamón horneado y colocado alrededor cuartos de naranjas.

 

Cuando se acallen los murmullos de admiración, corta el jamón asado en rodajas gruesas, rocía con la salsa y sirve. Deja cerca la salsera, con seguridad terminará vacía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies