Seleccionar página

Si no has probado las Sardinas a beccafico ni te imaginas lo que te estás perdiendo.

Las sardinas han estado presentes en las mesas de todo el Mediterráneo desde hace siglos. Se dice que estos pequeños peces llevan el nombre de Cerdeña, debido a la abundancia que se podía encontrar allí.

 

Las sardinas son piedra angular de la cocina mediterránea, y de su afamada dieta. Pocas cocinas tan representativas de un estilo de vida que reclama como beneficio el placer de comer, al mismo tiempo que promociona la longevidad y la reducción del riesgo de deterioro cognitivo, diabetes y algunos tipos de cáncer.

 

Sardinas, beneficios nutricionales

 

 

Sardinas a beccafico

 

 

Como la mayoría de los pescados, las sardinas son buenas para ti. Sí, contienen los ácidos grasos omega-3, que construyen las membranas del cerebro, y fosfolípidos, que son precursores de neurotransmisores y, por lo tanto, favorecen la claridad mental, el enfoque y la memoria. Pero también mucho más: vitamina B12, fósforo, potasio, hierro, calcio, vitaminas B6, D y A, así como zinc. No está mal para una criatura tan pequeña que es fácil de encontrar y, por lo general, barata. 

 

Entonces, la próxima vez que tengas amigos y familiares en casa, ¡agrega algunas sardinas a tu mesa! Estás poniendo mucha salud en el menú.

 

Sardinas en la cocina

 

Dice el escritor Brandon Mull en uno de sus relatos que “difícil se le puede llamar fiesta cuando no hay sardinas”. Es tal cual, las sardinas están inevitablemente unidas en nuestra cultura al sol, al ocio, a la expansión, a la diversión… Una interrelación que parece confirmarse cuando llega el buen tiempo y sus celebraciones. Por todo el territorio se multiplican los escenarios sardineros; no hay rincón, de norte a sur y de este a oeste, que no quede impregnado de ese singular olor de las sardinas.

 

 

Sardinas a beccafico

 

 

Pero ni es una particularidad de nuestro país, ni hay que conformarse con una humilde, pero sabrosa, sardina sometida al fuego purificador. En todo el Mediterráneo se rinde culto a este pescado popular y en regiones como la isla de Sicilia practican un amor reverencial a las sardinas que puede concretarse en uno de sus platos estrella, las sardinas rellenas a la siciliana, un catálogo casi completo de los productos estrella de la cuenca del Mediterráneo…

 

Receta de sardinas a beccafico

 

Sardinas a beccafico

 

 

 

Ingredientes de Sardinas a beccafico

 

  • 800 gr de sardinas frescas
  • 100 gr de pan rallado
  • 50 gr de uvas pasas
  • ½ vasito de vino de jerez
  • 50 gr de piñones
  • 6 filetes de anchoa
  • Hojas de laurel
  • Zumo de ½ limón y de ½ naranja
  • Dos  cucharaditas de azúcar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Alcaparras
  • Ajo

 

Preparación

 

Limpia las sardinas, dejándolas sin tripas, ni espinas, ni escamas y abiertas en abanico, pero no en dos partes sino una sola cada sardina; suele dejarse la cola. Luego se secan con papel de cocina y se reservan.

 

Mientras se ponen a remojo las uvas pasas en el vino de jerez (en su defecto en agua) y se enciende el horno a 200º para precalentarlo.

 

Echa aceite abundante en una sartén y dora el pan rallado, removiendo para que no se queme.

 

Echa en un bol el pan rallado junto con los piñones, las pasas, las anchoas troceadas, una cucharadita de azúcar, la sal y la pimienta (estas últimas al gusto). Se mezcla todo bien con ayuda de una cuchara, hasta que quede una farsa homogénea.

 

Rellena las sardinas con esta farsa, quedando la zona de la piel por fuera e ir enrollándolas desde la zona más ancha hasta la parte de la cola y colocalas en una bandeja de horno.

 

Mezcla el zumo de los cítricos con la cucharadita de azúcar restante y con unas cucharadas de aceite.

 

Coloca unas hojitas de laurel entre las sardinas, que deben quedar bien apretadas unas contra otras, y finalmente rocia con la mezcla de cítricos y aceite (si sobra parte del relleno también se puede echar por encima, aunque queda más elegante si es solamente con el zumo). Hornea unos 15 minutos a 180-200º.

 

Las sardinas se pueden emplatar según salen del horno, o bien podemos cortar cada sardina en 3 rodajas a imitación de sushi, y decorar como mejor guste, aunque no debe faltar un rociado final de aceite y los cítricos que se añadieron previamente.

 

¡Buon appetito!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies