Seleccionar página

Sopas frías, el recurso sano, equilibrado y refrescante de las comidas de verano. Por alguna razón, el ansia de sopa siempre golpea. Tal vez sea porque anhelamos días más fríos, o simplemente echamos de menos la comodidad que brinda un plato caliente de tomate y albahaca. Probablemente ya hace demasiado calor como para cocinar a fuego lento, pero eso no significa que debamos renunciar por completo a un antojo de sopa. Pues existen posibilidades frías refrescantes y deliciosas.

 

No es una extravagancia, las sopas frías son compañeras de verano, o en otras estaciones del año, ¿por qué no? Y es muy fácil prepararlas en casa con un mínimo esfuerzo. Un robot de cocina, tan habitual ya en el “cacharreo” del hogar te permite lograr una textura aterciopelada y cremosa para cuando tengas ganas de un poco de alimento líquido.

 

 

Gazpacho

Cómo no. El gazpacho es la clásica sopa fría, el top del ranking de las preparaciones veraniegas. Un lujazo de la España andaluza que se ha internacionalizado de tal manera hasta convertirse en la sopa fría por excelencia. El gazpacho tradicional está hecho con tomate crudo, ajo y cebolla, pero las adaptaciones más modernas usan toda la variedad de frutas y verduras de temporada para hacer que esta sopa clásica sea eterna. En la reinvención está el secreto de su eterna juventud.

 

El gazpacho de sandía es un favorito particular, al igual que las versiones de pepino y aguacate. Casi todas las frutas y verduras jugosas se pueden utilizar en un gazpacho, lo que hace que este plato se adapte fácilmente a lo que tengas en la nevera.

 

 

Vichyssoise

Envidiosa de nuestro gazpacho, siempre ha tenido unos aires de suficiencia frente a la sopa fría española por excelencia; quizás por su nombre francés. Pero al margen de rivalidades, esta sopa, que franceses y norteamericanos se pelean por su autoría, es reconfortante y rica. Elaborada con patatas, puerros, crema y caldo, la receta se acredita con mayor frecuencia a un chef francés que trabajaba en el Ritz-Carlton de la ciudad de Nueva York en la década de 1950.

 

Los ingredientes de la sopa se cuecen a fuego lento, se hacen puré y luego se enfrían en el refrigerador hasta que llegue el momento de servir.

 

 

Sopa de remolacha o Borscht

Esta vibrante sopa ucraniana, que se puede servir caliente o fría, es una de las mejores formas de mostrar la dulce terrenalidad de la remolacha fresca. Generalmente considerada una verdura de invierno, puedes encontrar remolacha incluso durante los meses más cálidos. Cuando se mezcla con crema, caldo, vinagre y otras verduras frescas de verano, el borscht es estéticamente atractivo y completamente delicioso. El chucrut o la lombarda pueden agregar crujiente y sabor, además de profundizar ese hermoso color magenta de las remolachas.

 

Era la sopa fría favorita de la bailarina Anna Pavlova, del zar Alejandro II y la emperatriz Catalina la Grande.

 

 

Ramen frío (Hiyashi ramen)

 

No hay sopa que sea más moderna que el ramen, pero si realmente estás tratando de ser trendy deberías probar este clásico japonés servido helado. La sopa japonesa más adictiva tiene una versión que te permite tomarla en una noche tropical y vivir para contarlo. Un caldo ligero, fideos y unos cuantos ingredientes más y recibirás un merecido ‘domo arigato’.

 

El plato resultante es un concurso interesante en textura y sabor, y te dejará muy fresquito.

 

 

Tarator

Esta sopa búlgara está hecha principalmente con pepinos y yogur, por lo que puede recordarte un poco al tzatziki griego. Tarator también se conoce como una «ensalada líquida», que es una descripción súper genial, pues es poco más que pepinos, ajo y eneldo mezclados con yogur y otras especias. Puedes ajustar las proporciones básicas de la receta y agregar otros aromáticos, como la cebolleta o el perejil, para satisfacer tus gustos.

 

Tarator es mejor cuando se enfría durante unas horas antes de servir; los sabores necesitan mucho tiempo para mezclarse y mejorarse entre sí.

 

Y como estas puedes encontrar muchas más opciones, para seguir utilizando la cuchara y refrescarte al mismo tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies