Seleccionar página

Alimentos y resfriados, dos conceptos mucho más unidos de lo que te imaginas.

Hay alimentos colosales llenos de energía, de consumo fácil y al alcance de la mano, que son una forma deliciosa de sentirse mejor, más rápido.

 

Estando los tiempos como están, todos debemos hacer lo que esté a nuestro alcance para salvaguardar nuestra salud. Con suerte, al usar tu mascarilla y seguir buenas precauciones de seguridad, puedes evitar el COVID-19 o cualquiera de los virus desagradables del resfriado y la gripe que circulan en esta época del año. Pero si enfermas, es bueno saber que la comida es una medicina poderosa que puede poner en marcha nuestro sistema inmunológico, tanto para defenderse de los virus como para reducir la gravedad y la duración de los síntomas, como la congestión, el dolor de garganta y la fatiga. 

 

Estos alimentos sobresalientes son esenciales para conseguir una protección extra ante los ataques del invierno. No se trata de buscar el bálsamo que todo lo cura; es sacar partido a esa vinculación entre alimentos y resfriados, usar elementos que todos tenemos en nuestras cocinas y despensas, que tienen probadas facultades para reforzar tus defensas naturales o para paliar los estragos que el frío y los virus hacen en la salud.

 

Alimentos y resfriados

 

Prepárate que este año tendrás una salud prodigiosa. 

 

 

Alimentos y resfriados

 

 

Ajo

 

El ajo ha sido estudiado durante siglos por sus propiedades antibacterianas. Cuando el ajo se rebana, mastica o tritura, se activan los compuestos de azufre como la alicina, el disulfuro de dialilo, las vinilditinas y la s-alil cicteína (que emiten ese olor característico a ajo). Se ha demostrado que estos respaldan la respuesta de lucha contra la enfermedad de algunos tipos de glóbulos blancos, ayudándolos a combatir los virus. El ajo también se puede tomar como un suplemento preventivo, o incorporar uno o dos dientes de ajo frescos diariamente en la dieta, incluso en aderezos para ensaladas, jugos verdes, o simplemente frotándolo en pan integral para una tostada con un sabor delicioso. 

 

Sopa de pollo

 

La buena sopa de pollo a la antigua se ha usado desde siempre como una ayuda para el resfriado común y tiene algunos beneficios reales. El caldo tibio puede ayudar a aliviar la congestión y los electrolitos que se encuentran en el caldo pueden colaborar a mantenerse hidratado y aliviar el dolor de garganta. El pollo y las verduras añadidas proporcionan proteínas y nutrientes adicionales, con zanahorias, apio, cebolla, nabo y hierbas frescas que proporcionan un impulso nutricional aún mayor. 

 

Alimentos y resfriados

 

 

Cuando tienes síntomas de flaqueza, los líquidos tibios pueden calmar la garganta áspera y ayudar a aflojar la mucosidad. Opta por té descafeinado ya que la cafeína deshidrata, que es lo último que necesitas cuando intentas eliminar un virus de tu cuerpo. Especial recomendación para el té de jengibre, ya que puede calmar el malestar estomacal debido a la mucosidad suelta que drena en el sistema digestivo. El jengibre también tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan con la función inmunológica. 

 

Yogur griego sin grasa

 

Cargado con cultivos vivos y probióticos, el yogur ayuda a mantener saludable el revestimiento intestinal. Aproximadamente el 70 % de nuestro sistema inmunitario se encuentra en nuestro intestino, por lo que es importante mantenerlo en buena forma en caso de que tu cuerpo se «tope» con un virus. El consumo de alimentos ricos en probióticos puede reducir el riesgo de resfriarse y ayudar a acelerar la recuperación si has caído. Otra ventaja es que el yogur griego sin grasa tiene el triple de proteínas que el yogur normal (sin el azúcar añadido). 

 

Pimientos rojos

 

La vitamina C es esencial para el funcionamiento de las células inmunitarias; durante las infecciones, nuestros cuerpos se vuelven rápidamente deficientes de esta vitamina. Comer alimentos ricos en vitamina C durante un resfriado o un virus puede acelerar la recuperación del cuerpo y reducir los síntomas. Dado que la vitamina C es soluble en agua, es más eficiente consumirla a través de alimentos ricos en vitamina C, como los pimientos rojos, en lugar de suplementos sólidos que requieren más trabajo para que el cuerpo los digiera y absorba. Una taza de pimiento rojo picado contiene 190 mg de esta importante vitamina. Otros alimentos ricos en vitamina C son el kiwi, el brócoli, las verduras de hojas verdes oscuras y los cítricos. 

 

Alimentos y resfriados

 

 

Arándanos

 

Los arándanos son una gran fuente de antocianinas, un tipo de flavonoide que le da a la baya (y otras frutas y verduras coloridas) su color rico y profundo. Los flavonoides tienen propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antioxidantes que pueden ayudar a reducir el daño celular y estimular la función inmunológica. Una baya poderosa que es baja en calorías, puedes comerla como refrigerio o agregarla a las ensaladas.

 

Cítricos

 

Ya lo has escuchado antes: alimentos y resfriados están íntimamente unidos, así que busca productos que contengan mucha vitamina C. La verdad es que no evitará que la mayoría de nosotros cojamos uno, pero es extremadamente útil aprovisionarse de esta vitamina mediante el consumo de cítricos, tan pronto como estén en temporada, para fortalecer el organismo. Mucho mejor antes de notar los síntomas. Naranjas, limones, limas, pomelos… todos son fuentes de vitamina C y también sabrosos.

 

 

Alimentos y resfriados

 

 

Zanahorias

 

Las zanahorias son ricas en betacaroteno, un antioxidante que estimula la función inmunológica. Tu cuerpo convierte el betacaroteno en vitamina A, que es fundamental para la inmunidad. Las zanahorias son una de las mejores fuentes de betacaroteno junto con otras frutas y verduras de color naranja, como las batatas, el melón, la calabaza y el mango.

 

Semillas de calabaza

 

Las semillas de calabaza son ricas en zinc, un mineral que tu cuerpo necesita para estimular la función de los glóbulos blancos. Los glóbulos blancos son necesarios para combatir patógenos como el virus de la gripe. Cómelos a puñados o espolvoréalos en ensaladas para agregar un buen crujido.

 

Lo dicho, protégete del frío y consume todo el universo de productos que te ayudarán a prevenir o paliar los molestos resfriados. ¡Salud!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies